Publicado: 5 de Julio de 2016

En la fotografía nocturna hay un accesorio que se convierte en básico e imprescindible:el trípode.Ten en cuenta que la principal característica de la fotografía nocturna es la falta de luz, por lo que será necesario abrir el diafragma al máximo, siempre que la profundidad de campo se mantenga en los márgenes que deseas, pero, sobre todo, tendrás que prolongar el tiempo de exposición de la toma a valores muy altos.

De modo que recuerda, si vas a salir de noche a hacer fotos, no olvides llevarte el trípode.

Si además del trípode cuentas con un disparador remoto, podrás evitar las vibraciones que se producen al disparar tu cámara, por lo que es una buena y sobre todo barata opción de aumentar tu equipo para tomas nocturnas.

El último de los artículos que te voy a recomendar es un buen flash externo, pero no te engañes, por muy bueno que sea tu flash, todos tienen una distancia máxima de alcance.

El flash te vendrá muy bien para tomas cortas o para usarlo como flash de relleno, pero no te plantees su uso para fotografiar edificios o escenas a cierta distancia de donde estás situado. Piensa que nunca podrá suplir la fuerza de la luz del Sol.