Publicado: 5 de Julio de 2016

La exposición en fotografía depende de tres factores: la apertura del diafragma, la velocidad de obturación y la sensibilidad ISO. Es momento de dar el siguiente paso y ver qué controles ofrece tu cámara y cómo sacarles partido.

No Todas las Cámaras Tienen Todos los Controles

Es obvio. Desde las reflex profesionales a las compactas más económicas hay un amplio rango de cámaras. Eso significa, que cuanto más modesta sea tu cámara, más probable es que no tenga algunos de los controles manuales de los que te voy a hablar: la cámara calculará los parámetros necesarios de modo automático sin que puedas intervenir. La ventaja de los modos automáticos es que no te tienes que preocupar por ciertos ajustes. Su inconveniente, que no vas a poder usarlos de modo creativo.

Los Modos de Disparo: con Prioridad de Apertura y Prioridad de Obturación

Para poder jugar con la exposición de modo creativo, las cámaras de gama media-alta en adelante disponen de lo que se suelen llamar modos de disparo. Se trata de modos de operación intermedios entre el totalmente automático (apuntas, enfocas, disparas) o el totalmente manual (en el que debes fijar la apertura, la velocidad de obturación y la sensibilidad ISO de modo totalmente automático). Los modos de disparo más comunes son:

  •  Automático [nombrado como A o Auto]. La cámara realiza los ajustes de modo automático y tú solo tienes que apuntar, enfocar y disparar. En este modo, algunos de los controles de tu cámara aparecen desactivados.
  • Prioridad de Apertura [nombrado como A o Av]. Tienes la capacidad de controlar la apertura a la que deseas disparar y la cámara calculará automáticamente los valores de velocidad de obturación y sensibilidad ISO para obtener una correcta exposición. Se trata de un modo de operación muy usado para jugar creativamente con la profundidad de campo.
  • Prioridad de Obturación [nombrado como S o Tv]. En esta ocasión lo que puedes regular libremente es la velocidad de obturación y la cámara ajustará de modo automático la apertura y la sensibilidad para obtener una correcta exposición. Este modo se suele utilizar para jugar con el movimiento en fotografía.
  • Manual [nombrado normalmente como M]. En este modo, la cámara no toma ninguna decisión para obtener una correcta exposición. Apertura y  obturación son manejados manualmente por el fotógrafo y suya es la responsabilidad de obtener una fotografía convenientemente expuesta.

Otros Controles Importantes

Cierto es que apertura y velocidad son dos de los más importantes controles que debes conocer y con los que puedes jugar. Pero no son, ni mucho menos los únicos. Es interesante que conozcas y aprendas a manejar:

  • El Balance de Blancos. Prácticamente todas las cámaras disponen de un control para fijar el tipo de luz dominante en la escena que fotografías. Este control responde a la realidad de que la iluminación no procede casi nunca de luz blanca pura y permite corregir este efecto. Si disparas en RAW, tienes la posibilidad de jugar con este factor en la fase de procesado con todas las garantías. 
  • Los Modos de Medición (metering). En los cálculos para ajustar la exposición adecuada, la cámara podrá medir la luz que incide en el sensor de tu cámara de diferentes modos: en el centro únicamente, realizando promedios por las áreas centrales, matricialmente... Con los modos de medición puedes indicarle a tu cámara en qué zona se tiene que fijar preferentemente para exponer.

Información Interesante que Ofrece tu Cámara

Porque no todo son controles sino también conocer y analizar el efecto que producen en tus fotos, hay información que ofrece tu cámara y que puede resultarte de interés:

  • El Histograma. Muy interesante para conocer el nivel de exposición general de tu foto. Se trata de un gráfico que te permite conocer la distribución de pixels en tu foto por intensidad. 
  • La Información EXIF. Las cámaras suelen guardar en las fotos multitud de datos sobre las condiciones de captura de una foto. Y es información muy interesante a repasar, para conocer el efecto de los controles y emular ciertas fotos que te gusten. 

Repasa tu Manual de Instrucciones

Estos son algunos de los controles generales. El modo en que se activan, varía de cámara a cámara. Es muy recomendable que te leas y repases de cuando en cuando el manual de instrucciones de tu cámara. ¿De qué te sirve una cámara con multitud de controles si no sabes sacarle partido?

Ahora, a Ponerlo en Práctica

Llegados a este punto, ya conoces los controles y entiendes su modo de operación. Es momento de ponerlo en práctica. Porque a fotografiar no se aprende sólo leyendo, sino tomando fotos... ¡A disparar!